La New York Fashion Week está dando mucho que hablar sobre lo que nos pondremos el próximo otoño invierno, pero algo ha hecho demasiado ruido como para pasarlo por alto. El cantante, y ahora también diseñador, Kanye West, aprovechaba para presentar su colección Yeezy Season 3 y su último álbum ‘The Life of Pablo’. ¿Dónde? En el Madison Square Garden y retransmitido a través de streaming a través de las redes sociales del cantante. Evento que fue el plato fuerte para comenzar una de las semanas de la moda más esperadas.

Fuente: Getty Images

Las deudas que el cantante atesora le han llevado a crear una estrategia de venta poco habitual entre el mercado musical. El cantante afirmó que su disco no estaría disponible en Apple y nunca estaría a la venta. La única forma de conseguir el nuevo álbum es a través de Tidal, la plataforma de emisión de música ininterrumpida propiedad de Jay Z. Pero Kanye enfureció a la gente. Y mucho.

Esta forma de distribución tan estricta ha hecho que el nuevo disco del rapero se haya convertido en uno de los más pirateados de la historia. Parece que la estrategia del cantante estadounidense no está buenos resultados pues acumula más de 500.000 descargas en BitTorrent y algunos usuarios han conseguido descargárselo a través de iTunes Store.

Para dar a conocer su colección de ropa, Kanye West también ha quedo llamar la atención y poner internet patas arriba. Invitados en front row de lujo, entradas más que limitadas y su mujer como imagen para llamar la atención de los medios. Con una colección de tejidos y formas sencillas, Kanye dejó la moda relegada a un segundo plano para hacerse eco. En definitiva, fue una oda a sí mismo, un desfile con el único objetivo de ser visto y dar que hablar, un sueño egomaníaco.

En este caso, para justificar esta unión de la música y la moda sólo podemos responder a una cuestión de marketing. El cantante ha unido sus dos grandes pasiones con un único objetivo dar mucho que hablar, para bien o para mal.