Parece que lo de la desaparición de la cantante irlandesa Sinead O’Connor ha sido una falsa alarma. Una amiga lo denunció a la policía de Chicago. Según explica, salió a dar un paseo en bicicleta y no apareció. Horas después la encontraron en la localidad de Wilmette, a las afueras de la ciudad. No es la primera vez que la cantante da un susto a sus fans y seres queridos, recibió tratamiento médico en noviembre después de dejar una nota suicida.