El pasado sábado 18 estuvo en el Rincón del Arte Nuevo (Madrid) la cantautora gallega Silvia Penide. Acompañada de su guitarra volvió a la capital aunque esta vez no estaba tan sola, ahora tiene el apoyo y patrocinio de VERMU PETRONI. Sin duda, una gran apuesta por la música de autor.

Grande como el día
de alguien que cumple años,
es como quiero sentirme
justo al despertar

Silvia Penide, a pesar de su juventud, tiene en el mercado musical editados bastantes trabajos. Tres maquetas auto editadas, ‘Alicerce’ (1997), ‘Azul’ (1999) y ‘Mundo de cuerdos’ (2001), y siete discos de estudio, ‘Klómetros’ (2002), ‘Invisible’ (2005), ‘Desafinante crónica’ (2007), ‘Los erres dobles’ (2010), ‘Animal de compañía’ (2012), que lo reedita junto con un DVD en el 2014, y ‘Todos pintado de plata’ (2016), su último disco.

La cantante coruñensa es autodidacta y desde muy pequeña sintió la llamada de la música. Durante todos estos años han sido muchísimos los conciertos que ha ido dando por toda la península y, también, ha llevado su música a salas de diversos países europeos.

Los grandes pilares de su directo, como de su propuesta musical, son la sinceridad y la cercanía. Sus canciones nos llevan a lo cotidiano, a esas cosas que todos conocemos y vivimos, al dolor y al (des)amor. Su voz, tan peculiar y emocionante, serpentea entre la dulzura y el desgarro. Mientras su mirada y su sonrisa son puro hechizo para el público.

Fueron casi dos horas de concierto donde nos cantó los temas de su último trabajo, alguno de discos anteriores y un par de versiones que adoro escuchar en su voz: «Me cuesta tanto olvidarte» de Mecano y «Corazón contento» de la gran Pepa Flores, MARISOL.

Pronto, a primeros de abril, Silvia Penide tiene en proyecto volver a Madrid. Yo os recomiendo que vayáis a verla en directo porque os encantará.