¡SÁLVESE QUIEN SUENA!

¡SÁLVESE QUIEN SUENA!

Por Alberto Dovar

Un soñador sin sueño criado en Villaverde (Madrid). Mi verdadera escuela fue la calle. Intenté ser filólogo pero me quedé con los versos y las mil canciones que suenan en mi cabeza. La poesía, la música y la carretera son mis pasiones y ese pellizco que me despierta cada mañana y me hace sentir que estoy vivo.