Una guitarra, un sombrero y botas de cowboy. Así lleva Pablo Arjona subiéndose durante más de 10 años a los escenarios de todos los garitos que existen en Málaga. Algunos lo conocerán más como Pablo Fugitivo por su banda de rock Fugitivos del Swing y otros, por su grupo de versiones Los Ejecutivos. Se considera testarudo y se le pasó lo de ser aburrido hace tiempo. Ahora ha decidido mudarse a la capital y hace una semana inició una campaña de crowdfunding para “Voy Solo”, un proyecto que seguro nos hará salir de la rutina y que ya ha conseguido el 25% de la financión:
  • ¿Qué te inspira cuando compones?
Siempre me suelo basar en mis vivencias personales a la hora de escribir, aunque en esta nueva etapa creo que estoy siendo mucho más directo a la hora de expresar mis sentimientos. El reto consiste en desnudarse y que no resulte algo vulgar o un simple ejercicio de exhibicionismo. A la hora de escribir busco siempre ese difícil equilibrio entre el orden y el caos, entre la razón y el corazón, entre la locura y la cordura. Ahí al menos es donde creo que reside el arte de una buena canción, y es donde hurgo a la hora de hacer canciones.
  • Hasta hace nada eras un “fugitivo”, ¿de qué huye Pablo? 
Bueno, en realidad no he dejado de serlo nunca. Ya he pasado por varias bandas en esta ciudad. Ahora, además, me acabo de mudar a Madrid para arrancar este nuevo proyecto en solitario. A veces toca huir porque ya no eres bienvenido y otras porque sigues buscando algo. En mi caso creo que es una mezcla de las 2. Suelo necesitar plantearme retos diferentes cada cierto tiempo. No me gusta nada la monotonía, quizás huyo de ella, porque a nivel creativo es muy tóxico.
  • Cuéntanos en qué consiste tu nuevo proyecto y cómo está funcionando la campaña de crowdfunding de “Voy solo”.
Básicamente tenía un montón de canciones que había escrito en muy poco tiempo, tenía muchas ganas de tocarlas y no encajaban en lo que venía siendo Fugitivos del Swing. Además, empecé a tener la necesidad de tocar este repertorio sólo a guitarra y voz y cada vez me siento más cómodo en este formato, aunque lo pienso compaginar con formatos de banda o con percusión… la idea es que el directo no sea algo mecánico. Que cada día sea único e irrepetible. La campaña de momento ha arrancado muy bien. Estoy muy contento de ver que hay tanta gente que apuesta por este proyecto. Aún así nos queda mucho por recaudar, hasta llegar a los 4000 euros del objetivo. En caso de no conseguirlo ese dinero será devuelto a los queridísimos mecenas, algo que prefiero no pensar, francamente.
  • ¿Qué harás con los 4.000€ si llegas al 100% de la campaña de crowdfunding? 
En realidad el disco ya está grabado. Los que me conocen saben ya que llevo un año compaginando mi anterior trabajo, un montón de conciertos (Más de 100 este año) y las grabaciones y la producción del disco, junto a Manuel Torres, mi productor. Ha sido una auténtica locura, pero tenía claro que la única forma para poder sacarlo adelante tenía que ser “explotándome a mi mismo”. Llevo invertido en este proyecto mucho dinero, mejor ni pensarlo… dinero que no espero recuperar, la verdad. Poder grabar mis canciones es un lujo y encima haber contado con los músicos que han participado en este trabajo ha sido una verdadera gozada. Los 4000 euros que pido es básicamente para poder lanzar este trabajo discográfico, ya que me he quedado literalmente tieso para tener el disco que quería. Ahora hay que pagar la fabricación de copias, la distribución, la comunicación y contar con un buen videoclip para poder tener una buena carta de presentación.
  • ¿Por qué ser mecenas? ¡Convéncenos!
Realmente este crowdfunding está dirigido para la gente que me conoce, que no es mucha ciertamente, ya que esto es un proyecto que arranca totlamente de cero. Va dirigido a mis colegas, con los que hemos pasado ratitos en la playa tocando la guitarra, a toda esa gente que me ha visto partirme la cara tocando en bares con Fugitivos del Swing estos últimos 8 años, a los que me han visto haciendo tripletes viernes y sábado y el lunes he tenido que volver a la oficina a currar, para aquellos que han estado bailando con las versiones de Los Ejecutivos, el proyecto de covers en castellano con el que toco en la Costa del Sol, los que me ven tocar en la calle, o la gente que ha venido a verme a los micros de la Polivalente. La gente que me conoce sabe que la música es mi vida… lo cierto es también que ese es mi problema. En fin, que participe quien lo sienta de verdad. Si luego mucha gente se pone de acuerdo pues será algo muy bonito, la verdad. Si no sale, ya me conocen, y saben que no voy a tirar la toalla.
  • Uno de los regalos si te conviertes en mecenas es tu sombrero: ¿te consideras un “cabezota”?
Totalmente. Algunos amigos míos dirían que en ambos sentidos, pero he de decir que se equivocan. Cuando compré ese sombrero le comenté al señor de la tienda que mis amigos decían que era muy cabezón. Él presto me midió la cabeza y afirmó… “Sus amigos deben afirmar que es usted muy obstinado, porque su talla de sombrero es un M”. En fin, para querer dedicarse a cualquier disciplina artística hay que ser un poco testarudo, por no decir obseso.
  • ¿Qué cambios veremos en “Voy solo” con respecto a Los Fugitivos? 
Realmente es un concepto de canción diferente. Fugitivos del Swing era una banda de Rock. Yo componía desde la música, con estructuras más complejas, más partes instrumentales. Ahora se trata de algo más minimalista. Las letras tienen mucho más protagonismo. También a nivel vocal creo que encaro las canciones con una actitud diferente. Son letras autobiográficas y con frases muy directas, huyendo de las metáforas. Se trata de canciones con una temática muy universal, como el paso del tiempo, la soledad, el amor y el desamor, la pasión, la rabia, la indiferencia, el individualismo. Es un disco de cantautor, lo importante es qué y quién lo cuenta, pero conservamos la imaginería del Rock y del Blues en disco, pero ahora al servicio de la canción.
  • Si algo destaca de ti es que sueles tener la agenda llena de actuaciones (algunas veces, hasta 2 al día), ¿qué haces para salir de la rutina? 
Bueno, realmente cada semana es diferente, y ahora ando entre 2 ciudades el ritmo es todavía más frenético. No me da tiempo a aburrirme, la verdad. Aunque he de reconocer que soy bastante monotemático a la hora de elegir mis momentos de ocio. Casi siempre es ir a conciertos, a teatro o cualquier cosa relacionada con la cultura. Mi hobbie preferido es definitivamente dormir la siesta, pero lo practico menos de lo que me gustaría.
  • Te has mudado a Madrid hace poco, ¿qué planes tienes en la capital?
Mi idea es vivir allí una temporada. Moverme por la escena de allí y luego ya veremos. Realmente tenía una mayor necesidad de salir de Málaga que de irme a Madrid. Málaga me encanta, es una ciudad genial en muchos aspectos, pero sigue muy limitada a nivel cultural, más allá de todo eso que nos quieren vender desde las instituciones. Para poder sacar adelante un proyecto de temas propios es necesario estar cerca del público, de tus contemporáneos o de los que toman las decisiones. No descarto volver pero de momento vivir en Málaga me resulta poco operativo para tocar por el resto de España. Quizás cuando me jubile, si es que llego.
  • En el futuro: ¿más Pablo o más Fugitivos? ¿Más Málaga  o más Madrid? 
El futuro es siempre una incógnita, como el amor. Prefiero no hacer planes. Siempre que los he hecho me han salido mal.
  • ¿Te has presentado alguna vez a Operación Triunfo o Talent Show similar?
No, si me hubieran dado un euro cada vez que me han dicho que vaya a un Talent Show, como se les llama, no tendría que hacer el Crowdfunding. Alguna vez me han tanteado, pero no es para mi. La verdad es que no me gustan ese tipo de programas, sobre todo los que usan el dinero público para que se enriquezcan los de siempre, la productora, la discográfica, el autor de los temas que les cuelan en el disco… Los concursantes merecen mi máximo respeto y mi compasión, porque al final son chavales con ganas de vivir de la música y juegan con sus ilusiones. A los 2 años nadie recuerda a casi ningún concursante y tienen que pasar por esa sobre exposición. Creo que no se puede aprender a correr sin aprender a caminar.
  • Cantante, compositor, guitarrista y ahora locutor de radio, ¿cuál es tu próximo reto?
Me encantan los nuevos retos. Cuando me proponen algo me cuesta decir que sí. La realidad es de las pocas espinitas que tengo está la de hacer algo de cine. Ya he hecho algún cameo como figurante y he salido de secundario en algún corto, pero con apenas una frase. De joven también hice teatro, pero se me daba realmente mal. Lo importante es aprender. Creo que todas estas cosas te hacen mejor artista, siempre y cuando no te disperses. Mi prioridad es hacer canciones y cantarlas. No descarto tampoco escribir un libro de poemas. Todo se andará.
Puedes participar en la campaña de crowdfunding de Pablo Arjona aquí: