Mucho ha llovido desde que empecé a escucharles y a tocar mis primeros acordes al ritmo de sus canciones. Y es que esta semana me he ido a Sevilla para disfrutar del directo de La Fuga.

Una oportunidad que, desafortunadamente, no es habitual en Andalucía: los de Reinosa han bajado en los últimos años bastante poco al Sur, salvo en algún Festival Cabo de Plata.

La sala Malandar les acogió para recordar los temas de siempre, esos que han hecho a La Fuga ser la La Fuga, y algunos de su recién sacado disco Humo y Cristales.

Con un guión similar al del concierto de los 20 años en La Riviera, sonaban En vela, Humo y Cristales y Camarote antes de Trampas al Sol: “Si en Sevilla no hay palmas, ¿dónde va a haber?“.

Fue la primera vez que estuve en la sala Malandar y me pareció el mejor decorado para disfrutar de un concierto “íntimo” gracias a un un escenario cercano y una buena acústica, en el que el propio publico se convirtió en parte del elenco coreando Maldita, La Balada del despertador, Sueño de papel o Banderas: “Sois mi perdición”.

La noche acabó con los clásicos que esperábamos recordar: Por verte sonreír, Heroína, Buscando en la basura y P’aquí P’allá.

Suerte que no tendremos que esperar tanto para verlos de nuevo: La Fuga ya está en el cartel del Weekend Beach Festival de Torre del Mar.