El pasado jueves, 28 de septiembre, Jorge Marazu presentó en el Café Berlín su esperado tercer disco, ‘Lumínica’.
Una semana antes el disco había salido a la venta y el cartel de Sold Out aparecía en los carteles. Eran muchas las ganas de verle en directo y de escuchar sus nuevos temas, y no defraudó. Ese día quedará en la memoria de todos los presentes en ese rinconcito donde se retiene de manera perenne lo bonito que uno vive

“Voy a buscar donde brota el manantial de luz”

Marazu tiene publicados tres trabajos de estudio; ‘La colección de relojes’ (2012), ‘Escandinavia’ (2015) y ‘Lumínica’ (2017). Con tan sólo 31 años este abulense se ha consagrado como uno de los mejores cantautores del panorama musical actual y como un referente entre los compositores. Sergio Dalma, Raphael, Pasión Vega o Mara Barros han grabado temas suyos. Jorge es un artesano de las canciones, las mima y moldea hasta que quedan perfectas. Cada verso, cada estrofa es una historia, es emoción de verdad. Su pasión por la música y por las letras son base fundamental de sus canciones.

“No he sabido una renunciar
a tu locura valiente
a tu ternura irracional”

¿Alguna vez habéis deseado tocar el horizonte, tirarse al mar o fletar un barco solo para conseguir tocarlo? Imaginaros un cuadro de Delacroix, que nos sirve perfectamente para ilustrar esta necesidad, esa tentación, ese deseo… Esto me sirve para explicaros qué es ‘Lumínica’. Porque para mí Jorge Marazu nos invita a viajar, con sus doce canciones, en busca de ese misterioso lugar que habita al final de la delgada línea del paisaje donde nace y muere la luz.

‘Lumínica’ es emoción, magia y arte. Tiene unos cimientos basados en el trabajo, el esfuerzo, la constancia y el don con el que nació Jorge Marazu, También la influencia de los grandes compositores como Antonio Vega y del universal Federico García Lorca. Toda una mezcla divina.

” Fue el pánico a saltar sin Red
y a mirar con lupa cada movimiento.
Soy lo que ves
una pluma en cada ráfaga de viento “.

El concierto fue en acústico acompañado por Toni Brunet con la eléctrica y Sebastián Merlin en la percusión. Rompió el hielo con El muro de Berlín. Y, aunque era la presentación de ‘Lumínica‘, no podían faltar algunos temas de sus trabajos anteriores ( Escandinavia, Media vuelta, Adiós, Enredadera, Recuerdo crónico… )

Sus nuevas canciones tienen otro ritmo, distinta calidez pero cargadas de energía. Se atrevió a llevar a terrenos del bolero ’29’, en el disco es un sonido pop. Y según sus palabras sobre el disco “es lo que más se parece a mi”.

Terminó el concierto con “Luz” pero tuvieron que volver al escenario. Fue entonces cuando sonó “Miedo” y se creó un ambiente muy especial, pura emoción y cosquilleo en el estómago. Es una canción que, por unas cosas u otras, todos la hemos sentido y hecho nuestra.

Y terminó el concierto con la canción que da fin al disco, “Simulacro”.

Marazu es un grande, es indiscutible, y lo que hizo en el escenario fue de gran belleza y calidad. Me alegra ver cómo crece artísticamente según pasan los años y sigue siendo él mismo.

Que las musas no te abandonen nunca.