Esta semana, he tenido la suerte de que me saque de la rutina Diego Cantero, Funambulista, que tocó en Málaga el pasado sábado para presentar ‘Dual’, un disco de duetos con artistas como Antonio Orozco, Maldita Nerea, Pablo Alborán o Rozalén.

En un concierto acústico muy íntimo, en el que incluso bajó del escenario a cantar a capella, Funambulista nos contó “la vida de sus canciones” y también tuvo tiempo para responderme algunas preguntas:

El 3 de febrero sale a la venta tu nuevo disco ‘Dual’. Cuéntanos un poco qué significa para ti este nuevo disco:

Es una ilusión tremenda. Un disco de colaboraciones con 14 ahora amigos. Antes, muchos de ellos amigos, otros conocidos y otros admirados. Por suerte, al final la música nos unió y es un disco de compartir que me regalaran el resto de los artistas porque, a fin de cuentas, si no estuvieran este concepto de ‘Dual’ no existiría.

¿Tenías pensado desde el principio que fuese un disco de duetos?

Sí, tenía ganas de retomar canciones del anterior disco con alguna inédita y siempre pensé que las canciones podían tener más recorrido del que tuvieron en su día. Por otro lado, soy muy dado (porque vengo de la canción de autor) a compartir escenario con un montón de amigos, así que se me ocurrió la peregrina idea. Fue una cuestión de atrevimiento y valentía.

¿Cuál ha sido el dueto que más ilusión te ha hecho?

Todos. Cada uno por un motivo. A fin de cuentas, cada canción es para mí como un hijo que en este disco comparto con alguien con lo cual no deja de ser algo especial que comparto con todos.

¿Cuánto tiempo habéis estado trabajando en el disco?

Hemos tardado aproximadamente 7 u 8 meses en conseguir grabar con toda la gente y hacer todas las gestiones para poder hacerlo. Ha sido un poco complicado por las agendas de cada uno.

¿Cómo va a ser la promoción del disco? ¿Qué planes tenéis para los próximos meses?

Pues ahora estamos de ‘Escenarios Dial’, una gira por teatros pequeños con un formato acústico. El día 25 de febrero empezamos la gira en Palma de Mallorca y es ahí donde empezaremos a tocar con la banda. Seguiremos haciendo otros en acústico pero quiero presentar el disco con todo el grupo. Vamos a estar hasta junio por un montón de ciudades y seguimos cerrando un verano muy chulo. Espero estar unos dos años sin parar.

¿La gira será solo por España?

Hay tiradas de tejos en México y en Argentina pero me falta superar mi miedo a volar. Me da cierto pudor. En Sudamérica hay un público muy grande, muy fiel y muy pendiente de lo que se hace aquí, de la gente que compone en España. Siempre me comentan que el trato que se recibe allí es extraordinario.

El disco ha sido durante varias semanas número 1 en preventa, ¿esperabas esta acogida?

Están pasando cosas que no sabía que podían pasar. Que haya tanta expectación es algo tremendo, pero no estoy nervioso, estoy ansioso. Quiero que la gente escuche los temas ya.

En este disco te vamos a escuchar haciendo duetos con un montón de artistas pero, ¿con quién te harías un trío?

Con Concha Buika a un lado y al Cigala al otro.

¿En qué ciudad y/o escenario te gustaría hacer ruido con ‘Dual’?

Me gustaría tocar en un montón de sitios. Tengo grandes recuerdos de hacer un par de años en el Arenal Sound, fue un festival especial donde no sabía muy bien qué iba a pasar y donde de repente había bastantes miles de personas cantando así que espero repetir.

¿Qué te hace salir de la rutina?

Pasear con mi perra Tula por el monte.

¿Cuál ha sido hasta ahora el hito más importante de tu carrera?

Componer una canción junto a Alejandro Martínez (el pianista del grupo) para Raphael. Ha sido una de las cosas que más ilusión me ha hecho.

Si en tu vida profesional te defines como ‘funambulista’, ¿en tu vida personal te defines más como un payaso o como un domador de leones?

Si tuviera que hacer un símil con algo que tuviera que ver con el mundo del circo quizás me vería más como ‘el domado’.

¿Qué retos te has marcado para el 2017?

Mis objetivos tienen que ver con lo personal, no con lo profesional y es ser feliz. Como siempre, como cada año en Nochevieja mientras me tomo las uvas. Trato de cuidarlo mucho y de no dejarme llevar por otras cuestiones. La música se ha convertido en mi modo de vida, en mi manera de expresarme y me hace sentir bien.