La vuelta más esperada de los Guns N’ Roses a los escenarios, tras 20 años separados, ha tenido lugar este fin de semana con 2 conciertos en Las Vegas de lleno absoluto, pero con muy mala suerte: y es que el cantante Axel Rose ha sufrido un duro percance durante los ensayos del primero y se ha roto el quinto metatarso del pie izquierdo. Pero al imprevisto, el cantante ha reaccionado de muy buena manera. No se sabe si lo pidió prestado o fue él mismo quien se lo ofreció, pero Axel ha salido al escenario sobre un trono, y no se trata de un trono cualquiera sino el del mismísimo cantante de Foo Fighter, Dave Grohl.

Con este tuit ha querido Axel Rose agradecer la generosidad de Dave Grohl de haberle cedido su trono para esta vuelta tan importante de Guns N’ Rose.

“Enormes gracias a Dave Grohl por dejarme su Trono del rock. Un gesto impresionante. Sin palabras. Marca la diferencia estar ahí arriba!”.